top of page
  • elenapasso

Hoy: ¡celebremos la vida!

Hoy: ¡celebremos la vida!

Día del Niño por Nacer

Dra. Elena Passo

Buenos Aires, 25 de marzo del año 2024



"El amor es la más potente y aún la más desconocida energía en el mundo."

Pierre Teilhard de Chardin



Hoy 25 de marzo, celebramos en nuestro país, el "Día del Niño por Nacer", fecha que fue instituida el 7 de diciembre de 1998, por el entonces Presidente de la Nación Dr. Carlos Saúl Menen, a través del decreto presidencial 1406.

Un año después, tuvo lugar el acto oficial en el Teatro Coliseo de la Ciudad de Buenos Aires, en donde se reflexionó acerca de la "decidida posición a favor de la vida y la familia humana de la Argentina... Y de dar adecuada protección al Niño por Nacer, ser tan frágil e indefenso." 

El primer país en instituir la celebración del "Día de la Vida" fue El Salvador, pero la Argentina, tuvo un rol preponderante, en instar a otros países de América Latina, a sumarse a esta festividad, en la que se reivindica la inviolabilidad y la indivisibilidad de la vida humana, siendo la misma de un valor innegociable.

La fundamentación de esta innegociabilidad radica en la naturaleza única del ser humano, que posee un alma espiritual hecha a imagen y a semejanza del Creador.

Como tan bien explica Teilhard de Chardin: "No somos seres humanos viviendo una experiencia espiritual. Somos seres espirituales viviendo una experiencia humana".

Es por eso, que es penoso que tengamos que poner de manifiesto en forma reiterada, que la vida de un ser humano antes del nacimiento, debe ser amada y preservada. Muchas de hecho lo son, pero muchas otras no y son descartadas. 

Nunca debiéramos perder la perspectiva del don maravilloso que es la vida y en particular, la vida de un niño.

Un niño viene a este mundo como un espíritu encarnado, como un ser espiritual que ya desde la concepción, vive una experiencia humana. Es guiado y viene para traer un mensaje a la humanidad. Un niño recrea en sí a la humanidad toda y su llegada debiera  ser considerada como una bendición. 

Es verdad que a veces, hay circunstancias complicadas, pero si se les da la oportunidad, los niños sanan las heridas y siempre son fuentes de alegría.

Hay otra fecha en que se festeja en todo el mundo el "Día del Niño".

Esta fecha fue instituida en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, celebrada en Ginebra el 20 de noviembre de 1959  y hace referencia a los derechos de las niños en forma universal.

Luego, cada país la fue adaptando a su propio calendario, por ejemplo en la Argentina se festeja el tercer domingo de agosto.

Ese día, los padres, los abuelos, los tíos, etc, salen a buscar el "mejor regalo". Y esta bien, porque es algo que se hace desde el afecto. Pero los adultos tendríamos que aprender de los niños, tendríamos que mirar y escuchar más, porque ellos son muy inteligentes y desde la percepción de su inteligencia emocional, para ellos el mejor regalo es el amor.

Curiosamente, todos los niños - nacidos y por nacer - tienen la capacidad de la percepción del amor. En ellos, en eso no hay diferencia. 

La diferencia la hacemos nosotros: los adultos.

¿A cuál amamos y a cuál no?

¿Cuál vive y cuál no?

En este día tan especial, pidamos a Nuestra Madre la Virgen María, su intercesión para que el Espíritu Santo obre en el corazón de todos y nos sane; para poder así, salir al encuentro de la vida. La vida de todos y en especial la de los niños por nacer.






Comments


bottom of page