• elenapasso

El milagro de la Navidad


El milagro de la Navidad


Un milagro es una muestra de una acción directa de Dios, en un hecho que escapa a nuestra comprensión humana.

Un milagro despierta curiosidad, asombro, alegría y un estado de profunda paz, ya que es Dios mismo, que de un modo especial marca una circunstancia y nos muestra su amor infinito. Cuando acontece un milagro hay un antes y un después y nadie puede resultar indiferente. Si ocurre un milagro es para mostrarnos con claridad absoluta la voluntad de Dios y revelarnos el camino a seguir. El milagro nos prepara.

La Navidad es un milagro, tal vez el mayor de todos, porque en la fragilidad y pequeñez de un Niño, "la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros". Jn 1,14

En la humildad de un pesebre de Belén nace el Hijo del hombre: "Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él." Jn 3, 16-17

En ese tiempo muchos llegaron a Belén y admiraron al niño. Algunos se asombraban, otros se maravillaban, otros recorrieron mundos y al reconocerlo se postraron ante Él y todos congregados bajo la luz de una estrella acompañaron a los padres y al Niño. En esa noche colmada de bondad y alegría, la divinidad del Niño los transformó y ese es justamente el milagro: la sanación del espíritu humano por la presencia salvífica de Jesús.

Desde hace más de 2000 años, la humanidad sigue festejando la llegada de Jesús que representa la elección de Dios por el hombre.

Que en esta Noche Buena, podamos reconocer en El Niño de Belén al Salvador y se renueve el pacto de fidelidad entre Dios y nosotros. Que como humanidad demos una respuesta a la invitación del Padre de ser partícipes de ese pesebre y que el milagro del Amor nos transforme.

¡Feliz y Santa Navidad para todos!


Dra. Elena Rita Passo

24 de diciembre de 2021