• elenapasso

Solemnidad de la Anunciación y Día del Niño por Nacer





Solemnidad de la Anunciación y Día del Niño por Nacer

Dra. Elena Passo

25 de marzo de 2021



Hoy 25 de marzo se celebra en muchos países el Día del Niño por Nacer. En la República Argentina se estableció celebrar como Día del Niño por Nacer el 25 de marzo por el decreto presidencial 1406/98 del 7 de diciembre de 1998.

Para el mundo cristiano esta fecha tiene un significado especial, ya que es atribuida a la Anunciación del Ángel Gabriel a la Virgen María. Es curioso, pero los evangelistas omitieron dar fechas exactas a los acontecimientos y por lo tanto, no sabemos con exactitud histórica cuando fue la anunciación; como si las fechas históricas no fueran realmente significativas, sino los hechos en sí, en este caso: la Anunciación y la respuesta de María.

El sí de la Virgen marca un punto de inflexión en la historia de la humanidad: Dios se encarna en la realidad biológica de un Niño, que en un principio -y al igual que todos- fue un niño por nacer.

Todos los días debería celebrarse el Día del Niño por Nacer, ya que todos los días se conciben niños y no olvidemos que el alma espiritual de cada concebido está hecha a imagen y semejanza del Creador.

La esencia del ser humano: su alma espiritual, se encuentra presente desde el momento de la concepción y lo está hasta la muerte natural. Un niño no nacido, es en términos del ser, igual a un niño nacido, a un joven o a un adulto.

Si como humanidad, pudiéramos ver a través de las circunstancias y descubrir la realidad que es un ser humano, - nacido o por nacer - comprenderíamos la bendición y fuente de felicidad que es la llegada de un niño.

Podemos preguntarnos: ¿en qué momento de la historia de la humanidad y bajo qué pretexto los niños pasaron a representar un peligro para su propia especie y por lo tanto deberían ser eliminados?

Somos mejores personas y nos re significamos al proteger la vida, la vida de todos y especialmente la vida de las personas más vulnerables.

Somos mejor país si tenemos como objetivo el resguardo de la vida humana, sin ningún tipo de discriminación. Es más, somos realmente Nación y por lo tanto nuestro estado es soberano, si la vida humana es respetada y cuidada amorosamente desde la concepción hasta la muerte natural.

El estado argentino ha perdido mucho en su rol de garante de la vida humana desde la concepción, ya que se aprobó en diciembre del año 2020 una "ley" - inicua e inconstitucional - que habilitó el aborto en todo el territorio nacional.

Nosotros como parte de la Comunidad Médica y fieles a nuestra Madre Iglesia tenemos que erigirnos en "templos" y "fortalezas" para el cuidado de la vida humana.

Unámonos fraternalmente en oración y pidámosle a la Virgen María que interceda ante nuestro Señor, para que cuando seamos interpelados por la realidad de un país que duele, estemos preparados para decirle Sí a la Vida, igual que nuestra Madre lo hizo hace 2000 años y lo hace en la actualidad.