• elenapasso

Ser médico es una oportunidad para mostrar la belleza de la visión cristiana en el quehacer diario




Luis Chiva es ginecólogo y director del departamento de ginecología de la Clínica Universidad de Navarra. En el marco del ‘Año Familia Amoris Letitiae' que ha propuesto el Papa Francisco, se ha embarcado en un simposio sobre Reconocimiento Natural de la Fertilidad, que tendrá lugar en septiembre.

EN PRIMERA PERSONA 19/08/2021


Habitualmente trabajo en Madrid. Me siento muy honrado por poder contaros algunas de las actividades que desarrollamos. El departamento de ginecología es un área de salud de la mujer que incluye aspectos muy diversos, como es el diagnóstico precoz y el tratamiento del cáncer, la ayuda a parejas que no pueden tener hijos, el tratamiento de la fertilidad, y también el seguimiento del embarazo y la ayuda a la madre en el momento del parto. Lógicamente, el departamento de la Clínica Universidad de Navarra tiene un sentido de misión, porque tocamos aspectos relacionados con la vida, y nos gustaría ser un faro de luz que muestre el punto de vista cristiano del respeto a la vida y la perspectiva cristiana de la sexualidad. Recientemente el Prelado nos ha pedido a la gente del Opus Dei fomentar iniciativas personales con las que dar testimonio de la visión cristiana que ha de estar presente en el quehacer diario. Y hemos trabajado en diferentes iniciativas para abordar algunos de los temas que tienen interés en este momento. En mi caso, como profesional de la Medicina, colaboro en el proyecto “CUN te acompaña”: es un programa de ayuda a madres embarazadas que esperan bebés con corta esperanza de vida. En realidad, es una iniciativa de cuidados paliativos perinatales. Hemos tenido muchas experiencias preciosísimas y estamos intentando buscar fondos para ayudar a esas mujeres, a las que normalmente solo se les ofrece interrumpir el embarazo. De este modo conseguimos que, aunque sean vidas cortas, puedan fallecer en brazos de su madre, con el mayor bienestar posible y rodeado del cariño de los suyos. Acompañamos a las familias, estamos a su lado... y es algo que enriquece tanto a esas personas a las que ayudamos, como a nosotros como departamento. También tenemos mucho interés en acompañar a quienes esperan y no alcanzan el embarazo y buscan alternativas a la reproducción asistida. Hemos desarrollado un protocolo de diagnóstico y tratamiento profundo, científico, basado en la evidencia, que puede ayudar a estas parejas, respetando la naturaleza de la relación conyugal, la dignidad del embrión y el proceso reproductivo. Estamos teniendo bastante éxito. Simposio sobre Reconocimiento Natural de la Fertilidad Finalmente, somos muy conscientes de la ayuda que necesitan las parejas que desean distanciar sus embarazos sin recurrir a la anticoncepción. Desde los años 60, después de la revolución sexual, surge un debate sobre la mejor forma de distanciar los hijos. Nosotros, mirando hacia la Humanae Vitae, hacia la teología del cuerpo y hacia Amoris Letitiae, en este Año Familia Amoris Letitiae que ha propuesto el Papa Francisco, hemos considerado que tendría gran interés hacer una reflexión profunda, multidisciplinar, sobre el tema del Reconocimiento Natural de la Fertilidad, que es de algún modo poner en valor la reciente doctrina de la Iglesia sobre este punto. Para ello, los días 22, 23 y 24 de septiembre tendremos un simposio multidisciplinar e internacional sobre Reconocimiento natural de la fertilidad organizado por la Universidad de Navarra, en colaboración con José Antonio Arraztoa, del departamento de Ginecología de Universidad de los Andes (Chile), y José Granados, del Proyecto Veritas Amoris (Madrid). El simposio se va a celebrar en Pamplona, y se podrá asistir de forma presencial y online; la inscripción es gratuita, y ya tenemos casi 700 personas inscritas de 40 países diferentes (habrá traducción simultánea español-inglés-español). Vamos a hablar de amor humano y de la perspectiva cristiana de la sexualidad, tanto desde el punto de vista antropológico, como desde el de la afectividad y, por supuesto, desde el punto de vista de la salud. Pienso que la reflexión sobre estos temas nos puede ayudar a todos a entender la perspectiva cristiana de la sexualidad y la profunda belleza del amor humano. La parte más académica tendrá lugar por las tardes, con el fin de llegar también al continente americano, y por la mañanas se desarrollarán unos talleres sobre cómo reconocer la ventana de fertilidad, cómo acompañar a las parejas que hacen reconocimiento natural de la fertilidad… Va a haber un taller muy especial a cargo de los doctores Enrique y Marian Rojas titulado Amor y enamoramiento: 7 reglas de oro para vivir en pareja. Otro de los talleres, que está despertando mucha expectación, es el titulado Sexualidad sin barreras y amor sin límites; aprender a comunicar la belleza del amor humano, y aparte otras muchas intervenciones. Por las tardes, el programa de cada día culmina con tres conferencias muy especiales: una a cargo de Christopher West, probablemente una de las personas que más ha profundizado en los últimos años en la teología del cuerpo; otra a cargo de monseñor Mario Iceta, arzobispo de Burgos, que es antiguo alumno de la Universidad de Navarra, doctor en Medicina y en Teología, autor de una tesis doctoral en bioética. Nos hablará sobre "Amor que se vuelve fecundo: de San Pablo VI hasta el Papa Francisco"; y finalmente intervendrá María Calvo, de la Universidad Carlos III, una mujer que ha profundizado en un feminismo femenino, ecológico... y hablará sobre "Feminidad y felicidad, descifrando el código". Hemos trabajado con una ilusión tremenda para sacar este proyecto adelante y tenemos la esperanza de que sea útil a mucha gente. Todo el material queremos dejarlo luego en la web del congreso , y así poner nuestro granito de arena para seguir la sugerencia del Papa y subrayar que existe esperanza. Queremos llegar a ginecólogos, médicos generales y especialistas con interés en temas relacionados con la fertilidad, enfermeras, matronas, profesionales sanitarios, profesores de colegios de enseñanza media y bachillerato, capellanes y formadores de gente joven... y a cualquier persona interesada en recibir formación en sexualidad centrada en la persona y Reconocimiento Natural de la Fertilidad. Pienso que la acogida que está teniendo la convocatoria es un signo más del interés general del tema y también de cómo calan entre la gente las invitaciones del Papa a profundizar en los valores familiares.