• elenapasso

Humanizar la Medicina Crítica










Humanizar la Medicina Crítica

Dra. Elena Passo

Jornada del CAEEM

Academia Nacional de Medicina

Palabras de Apertura

16 de agosto 2017

Una misma realidad puede ser captada desde diferentes perspectivas, pero existe una nota universal que la define como tal y que se mantiene constante. Se puede decir que es la esencia, aquello que siempre está presente, independientemente de la circunstancia. Llevado esto al plano médico, uno podría preguntarse: ¿Qué perspectiva tomo frente a la persona del paciente?

¿Tengo como objetivo captar la esencia de las cosas?

Si pudiera abstraer la mirada del entorno circunstancial altamente tecnologizado del área de cuidados intensivos y captar en profundidad la realidad, ¿qué vería?

¿Podría ver al ser humano en su real dimensión?

¿Podría ver que es un igual a mí y que por lo tanto tiene mis mismos derechos, como mínimo el derecho a la vida y al acceso a cuidados médicos adecuados a su realidad clínica objetiva?

¿Podría ver a la persona humana?

¿Podría descubrir que no tiene tan sólo un cuerpo sino un alma espiritual unidos substancialmente?

Porque si así fuera, si el médico pudiese tener la mirada de lo profundo, el compromiso y el esfuerzo serían aún mayores y habría que dejar mucho más de uno en el encuentro con el paciente. Algunos, incluso piensan que en el alma espiritual del hombre se encuentra la impronta de su Creador. ¿Qué implicarían entonces los cuidados médicos desde esta visión? Realmente estaríamos frente a un gran reto no sólo médico sino en definitiva humano.

¿Que veo entonces cuando estoy en el área de cuidados intensivos?

¿Quiero ver la verdad?

¿Voy a la esencia de las cosas?

Humanizar la medicina significa transitar el camino de la verdad. Es un camino de búsqueda, compromiso y valores. Y en esta búsqueda, según cuál sea la visión antropológica del hombre que se tenga, será la forma en que se enfocará la praxis asistencial.

En el área de cuidados intensivos aquellos pacientes que están conscientes no piensan en banalidades, por el contrario, se cuestionan sobre los temas trascendentes de la vida. Tienen tiempo para reflexionar y para verse a sí mismos. Muchos se sienten desposeídos y vulnerables. Están ávidos de ser escuchados. Es por ello que humanizar la medicina significa también, abrir el corazón e ir al encuentro de ese ser que tiene tantas angustias, inquietudes y metas aún por cumplir.

Que todos los que participan de ese encuentro -pacientes, familiares, médicos, enfermeros-, salgan del mismo fortalecidos y como mejores personas. Y que este seminario sea un lugar de búsqueda de un lenguaje común que permita a la comunidad médica la expresión de un pensamiento creativo puesto al servicio del hombre.

Sólo con un cambio en la visión del hombre y comprendiendo que su alma espiritual tiene un sentido último, también en la medicina lo viejo podrá tornarse nuevo.

Ponte en contacto

Nuestras redes

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube