• elenapasso

¿Cuál es la misión de la Familia?





La Familia

Dr. Luis Durand Figueroa


Ayer celebramos el día de la familia…

¿Cuál familia?

¿La tuya, la mía? Todas… cada una con sus particularidades… creo que es bueno el ejercicio de no excluir… y que eso, tampoco impida observar objetivamente y con la mayor caridad posible, los beneficios y las dificultades de las distintas formas de organización familiar… porque, en definitiva, de nosotros depende cómo termine siendo nuestra familia…


¿Importa quién propone recordar a la familia? En este caso es la Iglesia Católica… pero si fuera cualquier otra institución, bienvenido!!! y si hubiera más de un día para reflexionar sobre la familia, muy bienvenido también…


Un gran amigo me enseñó que, dado que los humanos somos una especie en la que la maduración es lenta (logramos un completo desarrollo después de los 20 años), se considera a la familia como el segundo útero… El hombre es un ser social, plenifica su felicidad en su capacidad de socializar… pero esa inmadurez natural al momento de nacer, hace que inicialmente tendamos al egocentrismo, ya que todo gira alrededor del bebé, quien sólo debe “llorar” para ser consentido en el cuidado de sus necesidades… Es en la familia donde se debe ir aprendiendo a dejar ese egocentrismo de lado y estar atento a las necesidades de los demás… a darse por el otro… a sociabilizar sanamente, sin segundas intenciones, solo por afecto, por amor… Uno de los estudios científicos más importantes de la historia, conducido por la universidad de Harvard, confirma que la base de la felicidad es la capacidad de generar buenos vínculos…


Creo que muchos valores que nos gustaría preservar, que sentimos que se nos van de las manos: el respeto a la vida, al bien común, a la sana convivencia, al derecho natural, a tantos avances ya adquiridos, tantas cosas… todo eso, hoy sucede porque como sociedad fuimos perdiendo el respeto por la FAMILIA como institución, el respeto por el rol de cada uno de sus integrantes…

Ese rol que debe cumplir cada uno… está como… ¿caricaturizado?… no sé si es la palabra más adecuada… ¿desdibujado? ¿poco reflexionado?


El Padre… ¿cumple su rol?

La Madre… ¿cumple su rol?

Los Hijos / Hermanos… ¿cumplen su rol?


Cada uno de esos roles, deben ir madurando en el tiempo… no es lo mismo mi relación como padre con una hija de 6 años, que con el que tiene 11, y al mismo tiempo con los adolescentes y los hijos adultos… todo al mismo tiempo…

No es lo mismo mi rol con una mujer joven, con fortalezas y temores, cuando empezábamos la familia, que 15 años después, en el medio de conducir el grupo familiar… y luego, 30 años después con encuentros más maduros y análisis diferentes…

No es igual mi rol de hijo/hermano cuando íbamos creciendo, que cuando empezamos a desarrollar actividades y adquirir responsabilidades fuera del núcleo familiar, o cuando, cada uno fue formando su “nueva familia”… pero seguimos en contacto… conviviendo de alguna manera y/o idealmente acompañándonos y ayudando…


La Familia es muy… super… dinámica!!! Y los roles de cada uno van cambiando… dentro de ella vamos madurando esos roles… es allí dentro, donde se aprende la convivencia… es donde los padres debemos enseñarla (esos roles deben ser activos… no pasivos…)


Es también, dentro de la familia, donde uno debería primariamente aprender a ver cómo debo mejorar, o madurar, mi propio rol, antes que pensar cómo están fallando los demás…

La familia es eL lugar natural donde deberíamos (con la buena guía de los padres) aprender a cooperar por el bien de todos, antes que pensar en mi propio interés… aprender la experiencia que mi situación individual espontáneamente mejora, si mejora la situación general, la situación de todos…


Es un buen momento para rezar por la familia, y reflexionar, cada uno, sobre los roles que nos tocan… siendo uno de los valores importantes que aprendemos dentro de la familia, y luego lo jerarquizamos para toda la vida, el de la complementaridad… valorar y respetar las diferencias, que siempre pueden enriquecernos …