Articulos

domingo 09 de diciembre del 2018

Abandono de Persona



Abandono de Persona

Dra. Elena Rita Passo
9 de diciembre de 2018



En este tiempo de adviento, en que nos preparamos espiritualmente para el nacimiento de un Niño que es presencia de Dios entre los hombres, no podemos dejar de reflexionar, acerca de un hecho dramático que aconteció con otro niño, que nació hace pocos días en nuestro país.
El hecho al que hacemos referencia sucedió en un hospital público de la Provincia de Entre Ríos y lo que subyace como fundamento del mismo, es el desconocimiento de la inherente dignidad de la persona humana y su derecho inalienable a la vida y al cuidado de su integridad. En realidad, podría haber ocurrido en cualquier sitio donde se den esas condiciones, pero esta vez, se dio en la Republica Argentina. Nos referimos al caso del aborto practicado a una mujer menor de edad en el quinto mes de gestación, en el que una niña nace con vida y sobrevive varias horas sin ninguna atención médica. Nos enfocaremos en el análisis de la situación reiterada de abandono de la niña nacida con vida, y dejaremos para otra reflexión, la situación también dramática de la joven madre.

Primer abandono: Negar la humanidad que hay en el otro y condenarlo a muerte.
Un niño, que como todo niño, guarda en si toda la riqueza de la humanidad, es condenado a ser abortado. Su llegada -no deseada- , es malinterpretada y considerada un martirio. Para ello, es necesario trabajar en primer lugar en la deshumanización del niño, y luego en su muerte y eliminación. Todo perfectamente organizado y ejecutado desde el plano de las intenciones.

Segundo abandono: Negar la humanidad que hay en el otro e impedir el acceso a la atención médica que corresponde.
En forma providencial la niña no muere durante la realización del aborto y ante el asombro del personal sanitario, sobrevive varias horas. Esta hubiera sido la oportunidad de remediar aunque sea en parte, el daño ocasionado, una oportunidad única de ayudarla y de que los médicos que actuaron se ayuden a sí mismos como personas. Lamentablemente,  se decidió dejarla sin ningún tipo de asistencia. El accionar médico adecuado hubiera sido brindar los primeros auxilios y dar intervención inmediata a los médicos de Neonatologia. 
La intervención oportuna de los médicos neonatologos, hubiera permitido dar los cuidados asistenciales adecuados a la realidad clínica de la recién nacida. En el supuesto caso, que la recién nacida en cuestión, no fuera viable a largo plazo, igual habría que haberla asistido y brindado los cuidados sintomáticos correspondientes. O acaso, ¿los médicos no asistimos por igual, a aquellas personas que sabemos que están prontas a morir?
A nadie se le niega los cuidados paliativos....

Tercer abandono: Negar la humanidad que hay en el otro y omitir el acceso a su cuidado espiritual.
Nosotros somos médicos católicos, y como tales, no sólo debemos cuidar el cuerpo de la persona que nos ha confiado esa misión, sino también su alma espiritual. En este caso, se dejó a la niña en una situación de total desamparo y frialdad, sin darle  acceso a los cuidados de su alma. La ceguera de los médicos que actuaron no les permitio distinguir su naturaleza humana y proceder conforme a ella.
No tenemos dudas, que Dios en su infinita misericordia, siempre estuvo a su lado y que ya la ha recibido y descansa en paz; pero lo que allí aconteció nos define como sociedad.

Hay un mensaje en todo esto y cada cual lo descubrira en su momento; pero para nosotros, los médicos, el mensaje es claro: nuestro fin es cuidar la vida y la integridad de todos, sin discriminar en motivos circunstanciales. Esa es nuestra misión, lo que hemos jurado; no seamos cómplices de la maldad de otros, no nos dejemos usar.



consorcio de medicos católicos

Contactate con nosotros

Podes comunicarte con nosotros mandandonos un email a consorciodemedicoscatolicos@gmail.com o bien completando el siguiente formulario.

Enviar mensaje